El Tribunal Supremo abre una nueva vía para reclamar la devolución de lo pagado de más por la clausula suelo: Oficina Directa y clausula suelo

Al fin se abre la posibilidad de reclamar las cláusulas suelo insertadas por Oficina Directa en los préstamos hipotecarios contratados a través de su página web. Este mismo mes el Tribunal Supremo ha dictado una novedosa sentencia, fijando el criterio a seguir por los tribunales españoles. Hasta el citado pronunciamiento la viabilidad de este tipo de reclamaciones era prácticamente inexistente. Los tribunales venían entendiendo que al figurar la cláusula suelo en los mails enviados por la entidad, la misma era conocida y comprendida por el cliente, cumpliéndose con el deber de información y transparencia.

Imagen de Cberbell

De acuerdo con la reciente interpretación del Tribunal Supremo, el hecho de que la cláusula suelo figure entre los mails intercambiados entre el cliente y la entidad, no basta por sí solo para entender que la relación contractual cumple con los requisitos de transparencia legalmente exigidos. En este tipo de mails la fijación de la cláusula suelo ocupa un lugar secundario, pasando desapercibida para el cliente que, ignorando los perjuicios y abusos impuestos por la misma, acepta las condiciones ofertadas. De esta manera la imposibilidad de los clientes de beneficiarse por debajo de los límites fijados en la cláusula de las fluctuaciones de los tipos de interés, quedaba encubierta entre el conjunto de condiciones y cláusulas contenidas en ellos.

Para que la imposición de este tipo de cláusulas sea ajustada a las exigencias legales, entiende el Tribunal Supremo que han de ser debidamente informadas al cliente, así como su incidencia en el precio del contrato, ocupando un papel principal en la información facilitada al cliente. Dado que este requisito no se cumple en este tipo de contratos, la actual viabilidad de su reclamación resulta incuestionable.