Lo que debes saber sobre el nuevo etiquetado de combustibles

El 12 de Octubre a entró en vigor nuevo etiquetado que unifica la identificación de todos los carburantes.

 

Como muy bien dijo Charles Dickens, el hombre es un animal de costumbres. La rutina crea una zona de confort en nuestro día a día que nos genera tranquilidad. Cuando dicha tranquilidad se ve alterada por cualquier situación novedosa, las alarmas saltan en el cerebro y nos ponemos a la defensiva ante lo desconocido.

Algo que ya pasó, por ejemplo, con el cambio de la peseta al euro,  las reticencias iniciales respecto a las primeras compras por internet o la lata que dieron con el decodificador de televisión digital terrestre, alias tdt. Al final, tras la incertidumbre inicial, poco a poco todo se convirtió en normalidad. Lo mismo ocurrirá con las nuevas etiquetas destinadas a unificar la identificación de los carburantes.

Es la Unión Europea la que ha ordenado aplicar una identificación común de combustibles tanto en vehículos como en estaciones de servicio. De esta manera se facilitará a los consumidores la elección del carburante más indicado para sus vehículos.

 

12 de octubre, entrada en vigor

A partir de este momento, todos los vehículos de nueva matriculación tienen la obligación de salir al mercado con estas nuevas etiquetas identificativas. Por tanto las llevarán turismos, vehículos comerciales ligeros y pesados, autobuses y autocares, ciclomotores, motocicletas y cuatriciclos.

Hay que tener en cuenta que la nueva identificación unificadora no afectará a los vehículos que hoy día circulan por calles y carreteras. Tampoco a las etiquetas actuales como la de la gasolina 95 o la de diésel, las cuales convivirán durante un tiempo con las nuevas, hasta la costumbre de la que hablábamos al principio del artículo convierta lo novedoso en algo rutinario.

 

 

Iconografía del nuevo etiquetaje para combustibles

Lo novedad más destacada es que se utilizará un círculo para designar a la gasolina, un cuadrado para el gasóleo y un rombo para los carburantes alternativos. En el interior de estas figuras geométricas aparecerá indicada la clase específica de cada uno de estos tipos.

Dentro del círculo que determina la etiqueta aparece una E seguida de los números que designen los biocomponentes específicos presentes en la gasolina. Los números son E5, E10 y E85.

En este caso las etiquetas están compuestas por un cuadrado en cuyo interior figura una B acompañada del número 7 o 10. Por lo que serán B7 y B10. Existe otra clasificación cuadrada con las letras XTL que hace referencia al diésel parafínico o sintético, el cual no deriva del petróleo.

Las etiquetas en forma de rombo llevarán las letras LPG, si se trata de gas licuado del petróleo; H2 para el hidrógeno y LNG para el Gas Natural Licuado.

 

Aunque a primera vista igual puede resultar complicado quedarse con todos los conceptos, en apenas unos meses la gran mayoría de la población los habrá asimilado y dejarán de preocuparse por ellos, pronto se habrá convertido en una costumbre.

 

 

TAGS